Guillermo Busutil

Libros

Cuento al sur

ed. De Pedro M. Domene

Hay libros que por problemas de distribución o por no pertenecer a un grupo editorial visible o por estar editados desde la periferia -esa periferia cada vez más presente en la edición española, por otro lado- no consiguen la resonancia que merecen y se deslizan por cierto rápido olvido inmerecido. Así este libro que ahora comento, que fue publicado en el año 2001. Cuento al sur es una recopilación de veinticuatro relatos escritos por otros tantos autores cuyo único punto de contacto es el de ser andaluces o, en el caso de Andrés Neuman, el más joven del grupo y el autor que cierra el volumen, desarrollar aquí su trabajo a pesar de haber nacido en Argentina. Son relatos publicados entre los años 1980 y 2000 por lo que el volumen surge como un interesante repaso generacional -desde Juan Campos Reina, nacido en 1946, hasta Neuman, del 1977- al trabajo que se ha hecho en Andalucía alrededor del relato corto al filo del final de siglo. Los editores del volumen son el Grupo Cultural Batarro, que desde Albox y Huércal-Overa, en el levante almeriense, llevan muchos años con proyectos culturales de distinto signo, y en lo literario, con una atención especial al mundo del relato en castellano. El editor del volumen es el crítico Pedro M. Domene, que traza una panorámica inicial sobre el cuento en España y concretamente en Andalucía, y precede asimismo a los relatos un estudio de Jesús Martínez Gómez, que glosa uno a uno los relatos del volumen.
La ordenación cronológica del volumen permite al lector avanzar por distintas generaciones literarias hasta las últimas manifestaciones de autores más jóvenes. Así, básicamente podríamos dividir la obra en autores nacidos en los cincuenta o alrededores, y que pertenecen a la generación que llegó al reconocimiento literario en los ochenta -Mendicutti, Fanny Rubio, Muñoz Molina, Ana Rossetti, Manuel Talens, etc-, y la otra mitad exacta de autores, los otros doce, nacidos a partir de los años sesenta, y que formarían la generación cuentística que ahora se encuentra en pleno desarrollo creativo -Guillermo Busutil, Hipólito G. Navarro, Benítez Ariza, Antonio Álamo, Juan Bonilla, Félix j. Palma, entre otros-.
Como todas las recopilaciones de este tipo, el resultado es variable, puesto que los autores son muy distintos entre sí, pero de su lectura pueden sacarse varias conclusiones. Por un lado, y pese a que sus autores son almerienses, es Almería la única provincia que no cuenta con representantes en la antología, siendo Cádiz, con diez autores, la provincia andaluza más presente al respecto, demostrando que, al menos al parecer de sus editores, el polo de atracción que en poesía parecen ejercer Granada y Málaga, se ve equilibrado a la hora de hablar de relato corto con la provincia gaditana, al otro extremo del territorio. Así, Eduardo Mendicutti, Ana Rossetti, José Ruiz Mata, Juan José Téllez, Manuel J. Ruiz Torres, Rafael Ramírez Escoto, José Manuel Benítez Ariza, Juan Bonilla, Salvador Gutiérrez Solis, Félix J. Palma y Miguel Ángel García Argüez son los autores incluidos de dicha provincia.
También se aprecia en el libro que los autores más jóvenes -en ese desdoblamiento un poco forzado que antes he hecho, a partir de Guillermo Busutil, los de los sesenta- prestan una atención más intensa al relato como género, como si éste no surgiera como un trabajo preparatorio o una distracción respecto del género novelístico, sino con la intención de profundizar en las claves del relato corto, resultado del creciente análisis por los autores más cercanos de los autores básicos del género y por una decidida voluntad de cultivar el género sin ninguna cortapisa. De hecho, los autores de los cincuenta no han abordado el relato corto como una parte central de su trabajo literario, cosa que sí ocurre en la generación más joven. Busutil, Bonilla, Palma, Neuman o Hipólito G. Navarro son cultivadores, y en algunos casos devotos y entregados, artistas del relato sin remisión posible a estas alturas, y han escrito varios libros de relatos y no parecen pensar en alejarse de este genero fascinante e ingrato sólo editorialmente.
Es este un volumen que, al contrario de lo que suele ocurrir en este tipo de obras, no parece haberse decantado por un estilo o corriente autoral. Son diversas las procedencias, edades, temáticas. Es una antología sin exclusiones y eso la hace más representativa. Contiene relatos muy bellos y notables, como El reino de Maud, de Ana Rossetti, El fotógrafo desarmado, de Guillermo Busutil, Tornasol, de Andrés Neuman, o el maravilloso María Calaveras, de Félix J. Palma, un autor nacido para el relato breve y que incluyó ese relato en El vigilante de la salamandra, editado hace unos años por Pre-textos, y uno de los mejores volúmenes de relatos publicados en los últimos años en España. Y ya que hablamos de España, un elemento destacable de los autores presentes en esta antología es su completa modernidad, su ausencia de localismos o regionalismos, su incorporación absoluta a una corriente única, la del relato en castellano, sin más etiquetas. Por eso el libro se llama Cuento al sur, y no del sur.
El libro se completa con una magnífica y completa bibliografía con los libros de relatos de autores andaluces publicados entre 1980-2000, que permite seguir sin olvidos la evolución de este género durante el final del siglo, destacando numerosos libros publicados por editoriales minoritarias, como es la de la propia antología, y permitiendo acceder al amante del género del relato corto a nuevos nombres, a nuevas historias, a deliciosas sorpresas.

Nota: Para aquellos interesados en hacerse con el libro, y por si encuentran dificultades al hacerlo a través de librería, incluyo la dirección postal del grupo cultural Batarro, quien supongo comercializará también el volumen.
Apartado 172, 04600 Huércal-Overa. Almería.

Fuente :
http://elsindromechejov.blogspot.com/2006/06/cuento-al-sur-pedro-m-domene-y-jess.html

Reseñas:
El mundo

Comments are closed.